El Khantu es sin duda una de las formas y estilos musicales más representativos de la cultura de Los Andes.
Esta música se caracteriza por su interpretación en conjuntos de comunidad, en los Sikus originarios (Arca -Ira).
Pero es necesario decir, que en las últimas décadas y debido a muchos aspectos generados  especialmente por los cambios estructurales socio políticos, como económicos , han generado una  migración de mucha población  (especialmente joven ) de las   comunidades a las urbes citadínas , siendo así   postergado  este género  musical , más que todo en su producción,
interpretación y  composiciones , nuevas en esta tradición.
En las nuevas generaciones migrantes campo-ciudad   han surgido  hibridaciones culturales  con el mestizaje . Dando por resultado , su  adaptación a modelos y estéticas  musicales más de contexto urbano y comercial, que han debilitado  bastante su cultivo de forma ancestral, afectando en desmedro a su visón telúrica  y  manifestación  natural musical.
Originariamente esta música es y ha servido en las comunidades como una manifestación innata de su concepción espiritual , siendo parte intrínsica  de rituales, ceremonias, como y al mismo tiempo también de festejo y regocijo.
Es en base a estas huellas musicales de nuestros ancestros , que todavía están vivas en Los Andes,  quiero dar este aporte  musical para continuar  un poco con este legado.
Así como esta música  ancestral encierra el compartir y la cosmovisión de las comunidades,” intuyo “ que deberíamos retomar el Siku como instrumento de Meditación y Músico terápia.
Soy del criterio que esta face ha debido existir también en nuestra cultura ancestral así como se dá en otra latitudes. Podría citar entre otras  de ejemplos al Shakuhachi en Japón, la cítara, bansúri y tabla en la India, el didgeridoo en Australia etc
Es decir el poder interpretar el instrumento, en el íntimo  silencio de nuestro hogar o recinto, como una disciplina de desarrollo psíquico-espiritual,donde la música se convierte en un catalizador  acústico, que nos impulse al reencuentro con nuestro interno o Intimo Ser.
Esta práctica meditativa musical, es la etapa que intuyo será de mucha importancia, como un elemento regenerador y re-integrador de nuestra conciencia a las leyes universales.
Es en este susurro y sutíl lenguaje del viento, que en sí es la  prolongación de nuestra respiración, de nuestra exalación vital, donde vamos emitiendo las frecuencias cargadas de nuestro sentir  interno, junto a  la aspiración visualización o mentalización espiritual que nos lleve al contacto con nuestra verdadera esencia de nuestro Ser.
Ayudando, estimulando como catalizador (frecuencial) mántrico a frenar la locura de la mente y su monólogo cotidiano, producto de nuestro pasado y reflejado en las legiones de nuestra personalidad con un sin fin de egos en contienda.
Esta energía acústica puede proyectarse íntimamente por medio de los hipotálamos y la pituitaria y de estas a la glándula pineal, asiento o recinto del reencuentro entre el Alma y el Espíritu, para luego reflejar su Luz en la glándula Timo y despertar el Amor  vivificante espiritual en nuestros corazones.
Seguramente para entonces las luces externas, aplausos, la impostación de pseudomaestrías, así como toda vanidad de escenario serán completamente superfluas. Quizá entonces  el Siku tendrá otra vez su función en su utilización como instrumento, para un desarrollo psíquico y toma de conciencia del Eterno Presente,  del “aqui a ahora,” donde es y se manifiesta realmente la Vida del Todo.
En el peregrinar de mis días musicales he cosechado varios Khantus, que quisiera compartir algunos por este medio de las redes sociales. No como receta, sino solo como una propuesta alternativa a este fín.
Esta dedicado a todos los interpretes y compositores de este género y también a los amantes oyentes de este concepto y género musical latente en Los Andes.                                                                                        
Gerardo Yañez Sarmiento
 
Nota.- La percusión puede ser obviada y cuanto más suave  es el tono externo del Siku, más espiritual y profundo es  internamente.

Antecedentes:

Antes de detallar el Siku cromático quisiera hacer un resumen breve de su procedencia, estructura y alcance tonal del Siku tradicional (aerófono andino).

El "Siku" (nominativo en Aymara que significa “tubo hueco” (Sikuri = el tocador de Siku), en castellano conocido como Zampoña y el interprete Zampoñari. Sin duda es uno de los instrumentos más representativos de las culturas Pre-colombinas de Indoamérica. Este instrumento que se cultivó y cultiva también en otras regiones del las Islas del Pacífico, Africa y Australia. En Asia, su aplicación evolucionó en la conformación de pequeños organos, que producen varios tonos simultáneamente. También en Europa se dan vestigios ya en Grecia denominado como Flauta de Pan.

El material utilizado para su construcción es la caña de bambú natural o carrizo, de diferentes diámetros y longitudes que van conformando la escala del instrumento. Vale la pena citar que también en la época del auge de las culturas Pre-colombinas han existido estos instrumentos en cerámicas y tallados en piedra. En la actualidad también se construyen en material de aluminio, lata, madera, vidrio y plástico.

Descripción:
El Siku más propagado en los Andes de Latinoamérica consiste en un instrumento de viento que tiene por tonalidad básica, lo que se conoce por escala Eólica menor y su relativa Iónica mayor (estos nombres son solo para tener una ubicación dentro de lo que ya se conoce en el lenguaje musical universal).
 
Esta escala esta dividida en dos grupos "Arka" e "Ira" intercaladamente, formando cada uno de ellos una progresión de intervalos de terceras (mayores o menores). Es interpretado originalmente por 2 músicos o tocadores.
En sus diferentes variedades y afinaciones "Arka" es de 7-8 y 9 tonos y la Ira de 6-7 u 8 tonos. En la parte posterior de cada una de las notas, lleva un resonador que da el intervalo de octava, la cual permite crear armónicos y al mismo tiempo y espacio ambiental, es decir crea distancia. Esta octava responde a la concepción de hombre y mujer en el mundo andino.
Siendo por exelencia un instrumento comunitario se toca trenzando o alternando para la obtención de la melodía, que es acompañada de bombos, wankara y chiwiña. En la Tropas o conjunto tradicionales existen diferentes tamaños: Chulis, Maltas, Sankas, Toyos y Taykas.
 
Las afinaciones varían de acuerdo a las regiones y a las festividades.
Especialmente se interpreta en la época seca del calendario agrícola aymara.
Es un instrumento sincronizador de espacio, tiempo, y emoción (vivencia psico-audio), ya que al ser interpretado por 2 personas o parejas, es necesario que ambas comprendan musicalmente a su pareja, y por decir sacrifiquen en un 50 % su ego, para poder coordinar y lograr que ambas suenen como un solo instrumento. Poder sincronizar rítmica, melódica y dinámicamente. Muy aconsejable como instrumento terapéutico de grupo y para formación de sincronismo musical.
 
Existen afinaciones tradicionales Pre-colombinas que aún existen y se tocan hoy por hoy en diferentes comunidades, especialmente en las provincias aledañas al Lago Titicaca tanto en Bolivia como Peru. Estas comunidades guardan todavía grandes reservorios audio-ecológicos de música ancestral en el género de Khantus Apachetas y otras de caracter ritual y festivo. Son restos de una cultura que a pesar de la tormenta colonizadora y la simbiosis  conceptual de la colonia ha podido conservar su identidad cultural y aún sigue vigente como “cultura viva“ en Los Andes.
 
Respecto a las tonalidades o tonicalizaciones de estas tropas o conjuntos de sikus podría decir que, la tónica de raza o nucleo centrifugal natural sonoro (nucleo acústico que llevan los pueblos o Arquetipos sonoros milenarios grabados en la memoria del sub-conciente colectivo o mente Intuitiva).
Este es aproximadamente y comparando a las normativas de afinación de hoy: Do#, principalmente y también muy frecuentes otras “taquiñas “ o mediadas en Mi b. y Fa#
Todas en relación a una afinación entre 428 a 432 Herz. Este fenómeno de afinación caracteriza pictórica y psíquicamente el sentir de estos pueblos y son parte intrínsica de su identidad cultural sonora.
 
El mismo Do# es tambien tono principal en la India, al cual afinan tradicionalmente la Cítara y la Tabla Hindu. Su propagación a nivel Republicano citadíno urbano recién se da a partir del movimiento político social de 1952, donde la migración campesina (en Bolivia) va ganando amplitud y presencia, integrando su cultura en la ciudad. Allí donde toda la época del Latifundio mental e idiológico de los dominadores, tenían a la guitarra como instrumento del lenguaje comunicativo y la ética normada por la Iglesia y sus misiones, surge el encuentro de dos culturas instrumentales de origen, que dan una nueva perspectiva al criollo-mestizo–citadíno. Estos pregonaron los restos del renacimiento y del barroco especialmente, siendo la afinación Europea (por entones en 415 Hz). Esta a su vez fue cambiando hasta llegar a 435 y después a 440 al cual los instrumentos andinos tuvieron que alinearse para concertar un diálogo musical mestizo que permita integrar los sikus y la kena al contexto popular citadino.
 
Alli nace, el Siku urbano, que es el mismo que el ancestral (1960 aproximadamente) pero que toma como referente el tomo Mi de la guitarra española; afinación que es actualmente parte del sistema traído por la cultura occidental. El mismo derrotero siguieron el charango y la quena citadína popular o urbana. El resultado de esta fusión ha logrado una andinizar, si vale la palabra, la música criolla que ha ido tomando cada vez más caracter protagónico y representativo en las manifestaciones criollas republicanas de Bolivia y Peru. Y ahora ha pasado todas fronteras mundiales.
 
Para una comprensión facil detallaremos el Siku en Mi.
La escala del Siku en Mi : Arka (7), Ira (6) forma como dije la escala modal Eólica o también conocida como escala menor antigua.




Las 13 notas repartidas en dos grupos con resonadores (octavas) nos dan su tesitura de una octava y una sexta mayor.

 

Aclarar que su tradicional construcción es:

los bajos empiezan en el lado derecho y van a los agudos en el izquierdo. Es decir contrario a la cultura occidental como el piano que lleva los bajos a la izquierda y los agudos a la derecha. Tomando en cuenta el sentido correcto de su construcción vemos que el Arka, tiene las notas Re, Fa#, La, Do, Mi, Sol, Si. Tocados juntos todos los tonos que estan a distancia de terceras.

 

El Arka (7) armónicamente forma el acorde Re Mayor con 7ma/9na /11va, y 13va.

La Ira (6) forma armónicamente el acorde de Mi menor con 7/ma /9na y /11va.

 

Las notas de la escala melódicamente son: Re, Mi, Fa# , Sol, La, Si, Do, Re, Mi, Fa#, Sol, La, Si.

 

(La nota màs baja es el Re, pero esta “no es” su tónica y tampoco es el Modo Mixolidio de Re, que aparentemente podría suponerse.)

La Tónica es Mi o en algunos casos Sol, cuando el tema es en Sol Mayor.

Ahora observando este Siku Tradicional veremos que es la simbiosis de 3 "Antaras".

(Antara = aerófono más antiguo que el Siku. De una sola hilera de tubos alineados y afinado en escala pentatónica.)

Responden estas 3 pentatonias a los 3 Mundos Cosmogónicos de la Cosmovision andina.

 

El Mundo de arriba = Pentatonía de Alaj Pacha tonos: Si, Re, Mi, Fa#, La

 

El Mundo de aqui = Pentatonía de MankaPacha tonos: Mi, Sol, La, Si, Re

 

El Mundo de abajo= Pentatonía de Urkupacha tonos:   La, Do, Re, Mi, Sol

 

Observemos que hay entre ellas distancias de quintas justas: La - Mi - Si


Si juntamos esta Trilogia Pentatónica nos da una Diatonía bipolar de manifestación dual, sol-luna, día-noche, hombre-mujer, macho-hembra, positivo-negativo etc. que es el Siku "Arka-Ira" que va detallado arriba. O sea de un proceso de exteriorizar por medio del instrumento 5 quintas justas nace la pentatonia (Antara). Y esta al extenderse también por 5tas justas en ambos sentidos ascendente y descendente da una diatonía de 7 (Siku) y veremos que estas sumadas (5+7) nos llevará indefectiblemente al cromatismo de 12 .


El ámbito tonal del Siku se desenvuelve generalmente en una sola tonalidad, es decir en Mi menor o Sol Mayor y su “máxima” tensión armónica cambiable son los 2 acordes detallados. No existe un cambio tonal (cambio de tonalidad completa) pues la diatonía de 7 tonos no permite modular contudentemente a otro centro tonal por su afinación y su material disponible. Su única alternativa de cambio tonal es su relativo o modo paralelo (Mi menor a Sol Mayor o viceversa).

 

Las posibilidades tonales son cuatro:

1.- Mi menor

2.- Sol Mayor

3.- De Mi menor a Sol Mayor

4.- De Sol Mayor a Mi menor

 

Es en este contexto tonal en el que se desenvuelve la mayor parte de la música de Sikus . En su caracter ancestral es principalmente música comunitaria de esencia agraria festiva y de concepción ritualística ceremonial.

Detallar el porque son 13 tubos básicos, otras 15 o 17 y su relación cosmogónica nos llevaría exponer todo lo relacionado con el calendario lunar y la numeralogia. Este tema por su extensión, espero poder referirme exclusivamente en otro artículo.


Siku Cromático

Corren los años 1973-74 en mi travesía musical personal en Berlin y luego de tomar contacto con otras y diferentes manifestaciones musicales, pude ver claramente la ubicación tonal y posibilidades del Siku tradicional. Durante mi formación en la Escuela superior de Música de la Universidad de Berlin, llegué a la conclusión, como compositor que había y tenía una necesidad imperante de construir un Siku Cromático que permita desarrollar con mas amplitud las ideas musicales y al mismo tiempo contenga el material sonoro de identidad de mis orígenes.

 

Digo esto ya que mi formación básica musical ha sido en el “lenguaje materno intuitivo” de la música ancestral andina y desde muy temprana edad he sido un sikuri ,hecho que marcó mi esencia musical, siendo sin duda este instrumento una fuente inagotable de mi trabajo creativo. Es decir si bien tuve una formación clásica universitaria, esta fue posterior a mi núcleo primario que fue el folklore vernacular y no al revés.

 

Es por esto que detallo algunos elementos sobre este tema, ya que vengo (por decir) con propiedad (45 años de sikuri activo) con la “ vivencia nata de la música de mi pueblo “ y no de acomodaciones y situaciones especulativas que varios colegas de escuela occidental que optaron por “utilizar el sonido del siku y varios aerófonos andinos solo como elemento exótico” de moda sin una real vivencia del instrumento, y mucho menos de su entorno cultural.

 

Bien, recuerdo que uno de los problemas más difíciles de resolver fue como repartir las 12 notas y que al mismo tiempo sigan la tradición de toque del mismo. Después de muchos intentos vi que como punto de partida, era necesario que se pueda tocar en todas las tonalidades, siempre toquen las 3 y al mismo tiempo sea alternado como en los Sikus tradicionales. Observando detenidamente el Siku tradicional vi que en realidad cada una de sus partes toca en si 4 notas de la escala, siendo las restantes octavas de la escala alternada. O sea la octava de 8 tonos esta repartida en 2 de a 4. Entonces llegué a la conclusión que para ampliar la tesitura a 12 notas, poder conservar el toque alternativo al mismo tiempo la capacidad pulmonar y la sincronía de ejecución, debía haber una tercera linea o hilera que tenga también 4 tubos de la octava cromática. Así construí el 1974 el primer prototipo del nuevo instrumento cromático.

 

Los intervalos simétricos de tercera menor que dividen la octava en 4 partes iguales dan como resultado el acorde de 7ma disminuida en cada linea. Ahora esta división permite tocar en cualquier tonalidad siempre alternando las 3 filas . (Esta ventaja veremos mas adelante comparando con otras propuestas de sikus cromáticos que nacieron años despues.)Para su ubicación fácil de las notas en el instrumento, la escala va ascendiendo cromáticamente de la fila 3 a la 2 y luego a la 1.


Ejemplo:

Sol             fila 3

Sol# o Lab  fila 2  

La              fila 1

 

La ubicación de las 12 notas se repiten idénticamente con la misma simetría en todas las octavas.

Y como la tradición de derecha a izquierda, de bajos a agudos. Vale decir una vez aprendida la ubicación de las 12 notas en las 3 filas, las otras octavas son idénticas. Es decir cada fila tiene siempre las mismas 4 notas en todas sus octava.

(haga click para agrandar la imagen)
(haga click para agrandar la imagen)


Esta formación del Siku he empleado el varias grabaciones del grupo Chacaltaya (Bolivia) que dirijo hace mas de 40 años.
Recién a mi regreso a mi pais el año 1989 logré fundar el Conservatorio y Centro Cultural Los Andes (entidad de beneficencia) donde dicté cursos de Siku tradicional y después implanté el Siku Cromático como una nueva alternativa para los niños, para desarrollar una visión musical futura más amplia al horizonte contemporáneo mundial.
 
Aquí debo aclarar este detalle importante. Este instrumento si bien están las 3 lineas juntas para un toque "solistico", pero su finalidad es llegar a la interpretación de toque intercalado de las 3 partes con sus respectivos resonadores, (ver Figura3) que sigue la tradición en todos los sentidos ampliando su desarrollo tonal o ámbito sonoro.
 
En un principio he optado por en enseñar el modo solistico por las razones siguientes:
Como muchos saben el solfeo, no es en realidad un método de canto (aunque se lo puede emplear para este fin) es más bien el sistema programático de los intervalos en la memoria musical, es decir de poder por medio de la repetición programática (ejercicio) grabar internamente la altura correspondiente de las notas para una lectura interna, concepción e imaginación de la melodía o armonía, que permita al instrumentista afinar el oído interno y gozar de una técnica imaginativa de intervalo para una mejor interpretación.
 
Bueno es así que en mi conservatorio opté de principio que los alumnos, después de la face diatónica, incursionen en el Siku Cromático para así puedan tener un sustento de control, apoyo, que sirva de ayuda cercana para su mejor afinación y control de las lecciones de solfeo. Esto debido a varios aspectos y mas adelante en las clases de armonía para poder entrar concientemente en la polifonía de voces y su independencia y aprendizaje de esa nueva dimensión que alcanza solo el contrapunto.
 
1.- Un instrumento, en este caso un Siku Cromático que sirva inmensamente de ayuda en su peregrinaje de estudiante.
 
2.- Los costos son bastantes económicos y al alcance de la gente popular (que entre otras tener un piano u otro aerófono occidental sería casi imposibles, sin contar los costos de profesorado y reparaciones).
 
3.- De preparar su verdadera función futura, que es la interpretación de Siku Cromático a tres partes.

Tecnica y ventajas del Siku Cromático
Esta división simétrica permite varias ventajas musicales.
Veamos:
1.- Al ser ya completamente cromáticas existen estas posibilidades tonales:
     De tocar en 12 tonalidades mayores y 12 tonalidades menores = 24
     Modular de 12 mayores a 12 menores = 12 x12 = 144
     Modular de 12 menores a 12 mayores = 12x 12 = 144
     Modular de 12 mayores a 12 mayores = 12 x 12 = 144
     Modular de 12 menores a 12 menores = 12 x 12 = 144
                                                                 Suman = 576 posibilidades

A esto se suma los modos antiguos modales que son 7 x 12 =84
y esos 84 modos a su vez en 12 = 84 x 12 = Suman 1008 posibilidades modales
 
A esto todavía se suman ya la infinita posibilidad de la música serial y dodecafónica que su número es casi infinito.
O sea 572 + 1008 = 1584 posibilidades reales tonales y todo su posibilidad abierta a la dodecafonía contemporanea.
 
Ya vimos que el Siku tradicional tiene 4 opciones tonales y el cromático 1584 tonales. El Siku tradicional ninguna dodecafónica y el cromático cubre todas las posibilidades imaginables en este sistema.
Es casi increíble que aumentando solo 5 tonos al siku diatónico tradicional de 7 notas se puede ampliar el espacio tonal y el espectro pictórico auditivo para poder desarrollar un arete contemporáneo que permita manifestar la actualidad del arte y lo valioso sin perder su color o timbre original. Ah, y quién dijo que los Andes solo se manifiestan en pentatonia o diatonía. El verdadero arte es aquello que no se repite y soy un convencido que han llegado ya los tiempos en que “dejemos de vivir la historia para hacer un poco de historia”, con identidad.
Quiero REMARCAR muy efusivamente que el Siku Cromático no pretende ni es su fín sustituir al tradicional, sino complementar a este como parte del patrimonio de una cultura viva.

2.- Al entrar ya en el aprendizaje del instrumento podemos detallar otra ventaja importante y práctica que consta: que una vez aprendida una escala o melodía determinada ( la cual hace un diseño geométrico en la sucesión de las notas produciendo lo que llamo un posturaje determinado X .
Este posturaje gracias a la simetría en las 3 hileras , nos facilita a tocar en todas las tonalidades con la misma postura.

Ejemplo:
Si tocamos los intervalos Do.Re, Mi ,Fa Sol. La ,etc ( Do Mayor )   y queremos transportar rápidamente, veremos que si todo este “posturaje” tocamos exactamente un tubo mas arriba o mas alto , obtendremos la escala de Mib mayor , tocando 2 tubos mas arriba nos da Fa# Mayor y tocando 3 mas arriba nos da La Mayor.Tocando 4 arriba se repite el modelo del principio pues es la octave simplemente.
 
Observando el posturaje citado vemos que partimos en la fila 1.
Ahora para tocar en Re, Fa, (Sol# o Lab ) y Si Mayor   . Demos llevar la 1ra fila de tubos y ponerla como si fuera la 3ra fila y recorrer esta todo un tubo a la izquierda. Asi que la era antes 2da fila queda ahora como 1ra y es solo aplicar el posturaje ya aprendido y asi da la posibilidad de tocar en estas otras 4 tonalidaes. Y por último si se quiere tocar empezando con los tonos de la 3ra fila , es necesario llevar esta como si fuera la 1ra y recorrer esta todo un tubo a la derecha . De este modo se completa el ciclo con la tonalidades de Sol, (Sib o La# ) , (do# o Reb ) y Mi Mayor.
 
Nota .- esta posibilidad se da siempre que cada una de las 3 filas estén amarradas o pegadas independientemente . O sea que permita en cambio de posición sin ninguna dificultad. En caso que se quiera conservar o mantener las 3 filas amarradas todas juntas, entonces se debe aprender 3 diferentes posturajes , es decir partiendo de la 1ra = un posturaje. Luego de la 2da otro y así también partiendo en la 3ra fila.
 
Como ya sabemos y por la simetría cada posturaje de fila tiene 4 posibilidades, equivalentes a sus 4 notas que tiene su escala o acorde.
 Personalmente aconsejo a mis alumnos optar por esta última , es decir tener ammarrdas siempre las 3 filas , lo que representa aprender el tema en 3 posturajes diferentes para tener las 12 posibilidades y al mismo tiempo permite memorizar y tener un dominio mas rápido de la ubicación de las notas . Esto facilita la lectura y la memoria muscular.

A modo de comparación mencionar que en otros sistemas de Siku cromático no hay esta fácil posibilidad y aprender un tema en 12 tonalidades equivale a aprender 12 posturajes diferentes y que no son lógicos ya que no guardan simetría como sucede en la conocida zampoña de mi colega Jimenez.
 
3.- otra ventaja es la posibilidad de obtener una información musical media , es decir poder interpretar todo género de composiciones que nos permite tener una visión mas certera del acontecer musical mundial.


4.- Al aprender la lectura con el Siku Cromático solístico también nos da la posibilidad de que llegado el momento el músico pueda tocar con o sin lectura cualquiera de las 3 filas independientemente (es decir cuando ya se necesite trenzar las 3 filas debido a su conocimiento de estas).
 
Tamaños
Personalmente y en mi conservatorio he logrado tener todas las tesituras es decir Soprano, Contralto, Tenor y Bajos con total de 6 octavas. Equivalentes en tesitura a los registros del Violin, Viola, Viola Profonda y Cello. Solo los contrabajos por su alargada dimensión que van mas allá de los 2 metros que no se aplicó y también lo difícil de conseguir material homogéneo de bambú con esta dimensiones.
Las claves musicales que he empleado en estos registros son también los de la orquesta de cuerdas. Y esto debido a que como existe ya bastante repertorio escrito de diferentes culturas para esta conformación, es de gran ventaja tener aerófonos que puedan fácilmente tocar todos estos cuartetos tanto orquestales como de cámara y también las diferentes pieza musicales solistas o con acompañãmiento.
Este es un ejercicio muy interesante de información y lectura , que acorta el aprendizaje , ahorra bastante tiempo pedagógico y aparte que existe exelente música escrita ya ,que puede ser útil para su aplicación al Siku cromático.

El 1990 fundé en La Paz -Bolivia la Filarmónica Los Andes que consiste en una orquesta de Sikus Cromáticos con todas sus secciones, Sopranos, Contraltos, Tenores y Bajos. En los conciertos interpretamos repertorio nacional y clásico Internacional.
La afinación tomada por el momento es la temperada que puede fluctuar entre 428 450 Hz. Afinar un Siku no es muy difícil, pero necesita un oido agudo. También depende si la obra tiene otras instrumentos con los cuales se debe buscar un patrón o norma general (mayormente es 440-442 Hz)la mas corriente en las orquestas Mundiales. Para su afinación es necesario que sea temperada , dejando al interprete la mínima corrección necesaria que el oido exige para afinar naturalmente, Esto sucede también en los aerófonos occidentales como la Flauta,Oboe , Saxo, Clarinette, Guitarra etc etc que su construcción y afinación están calculadas para una uniformidad de 440-445Hz temperada y la variabilidad es la que produce el interprete.Vale recalcar que casi todos los instrumentos de mundo tienen este sistema.
 
Solo la Voz y los instrumentos de cuerdas sin trastes o puentes gozan de una posibilidad mas exacta de afinación. Todos los otros instrumentos temperados están construidos con un calculo relativamnete cercano a la afinación natural .

(haga click para agrandar la imagen)
(haga click para agrandar la imagen)

Aquí podemos ver las 3 filas independientes, cada cual con su respectiva hilera de resonadores (8vas) que conforman el Siku Cromático. Este modelo y el Siku solístico ya detallado arriba he patentado y obtenido la resolución oficial del Ministerio de Industria y Comercio el año 1983 en La Paz Bolivia es decir 10 años después de su concepción y su implementación.
Este aporte de investigación y evolución tiene el fín de brindar a los músicos interpretes y compositores la posibilidad de tener un instrumento completo que contenga una amplia gama en tesitura y conserve en forma homogénea su color propio como instrumento.
Y más alla que este instrumento se integre a la comunidad mundial como lo hicieron otros como el Violín (que si bien es nacido en otras latitudes hoy por hoy se toca y se compone para este y esta ya al servicio de toda Alma Humana sin ninguna frontera, ni genero específico musical).
El arte en si es la manifestación del Alma que no tiene ni puede tener fronteras y los instrumentos sonoros que son en realidad el cuerpo físico del Alma, deberían siempre estar al servicio de esta, y librarse de toda frontera chauvinista.
El Siku debe y tendría que llegar a Universalizarse ya que es parte sonora de nuestro planeta, donde la divisiones republicanas o de países son ya ridiculeces de intereses
mezquinos de los países y transnacionales en decadencia moral. Lacra repugnante de los Imperios. Adjunto a esta lectura informativa van audios con el Siku Cromático empleado en diferentes géneros musicales.
Quiero participarles a los lectores de mi pagina Web que estoy preparando un artículo enfocado a esta temática, El Cromatismo y la evolución musical en Los Andes.
Artículo que enfoca todo lo referente a su aplicación e implementación, asi como los prejuicios que evitan este paso decisivo. Cito las entidades culturales y conservatorios siguen fustrando este proyecto, privando la posibilidad democrática y natural a las nuevas generaciones, de tener acceso al Siku Cromático. También desenmascarar los intereses ególatras que esconden estas actitudes. Contendrá un detalle sobre el Siku Cromático del futuro con afinación natural, replanteando el sistema Pitagórico convencional.